CVME - Centro Veterinario Madrid Exóticos
Info sobre animales exóticos

 

 

 

 

AEROSACULITIS POR Pseudomonas EN UN GUACAMAYO AZUL Y AMARILLO (Ara ararauna)

 
AEROSACULITIS

Imagen 2. Abscesos provocados por Pseudomonas en los sacos aéreos de un A. ararauna.

 

Ara ararauna macho de 5 años que se presentó en el Centro Veterinario Madrid Exóticos (CVME) en horario de urgencias con disnea moderada  y habiendo presentado un vómito horas antes. El peso y condición corporal eran normales y el animal estaba activo aunque no había comido en las últimas horas. La dieta estaba basada en semillas y el animal vivía suelto en la casa.

La exploración física reveló un esfuerzo espiratorio muy marcado a la auscultación del campo pulmonar derecho así como discreta cantidad de sangre fresca en la glotis. La exploración se realizó mediante sedación ligera con isofluorano. Durante la sedación se realizó un estudio radiológico completo y se extrajo sangre para una analítica general. La traqueoscopia no reveló obstrucción de las vías aéreas pero si inflamación generalizada de la mucosa traqueal.

 
AEROSACULITIS

Imagen 1. Radiografía de un A. ararauna en la que se observa opacidad del SATC izquierdo debida a abscesos provocados por Pseudomonas.

 

El estudio radiológico demostró opacificación de los sacos aéreos, en especial el torácico caudal (SATC) izquierdo (imagen 1), hecho que podría deberse a una masa. No se observaron cuerpos extraños metálicos en las radiografías.

    En la hematología el recuento total de glóbulos blancos de 52250/ul (valores de ref. CVME 7000-12000/ul), con 92% de heterófilos (valores de ref. CVME 48-72%) que presentaban un grado de toxicidad bajo, y una leve anemia  (42% de hematocrito; valores de ref. CVME 43-54%) son los resultados más destacables. El proteinograma presentaba un valor elevado de Alfa 2 globulinas (0,76 g/dL), discretamente elevado de Beta globulinas (0,56 g/dL) y cociente A/G inferior a los valores de referencia (0,86).2,3 Todos éstos resultados apoyaban una infección/inflamación agudas de origen desconocido, sin embargo la Aspergillosis era un muy probable candidato a la vista del proteinograma. 4,5

     La bioquímica únicamente reveló hipouricemia (0,3mg/dl), hecho que puede estar relacionado con hepatopatías y caquexia. 1 El animal no presentaba caquexia pero podría haber una hepatopatía secundaria a la infección, a pesar de que las transaminasas no estaban elevadas.6

     Se recomendó tomar muestras de los sacos aéreos e hígado mediante endoscopia para llegar a un diagnóstico más certero pero los propietarios optaron por tratar directamente al animal. El diagnóstico presuntivo era de una aerosaculitis/neumonía de origen bacteriano o fúngico: Aspergillus, Chlamydophila psittaci, Pseudomonas, E. coli, Pasteurella, etc.5 Se decidió tratar con antibióticos, terbinafina oral y monitorizar de cerca la respuesta al tratamiento. Los propietarios no desearon ingresar al animal, sin embargo se administró una dosis de enrofloxacina, metoclopramida y suero parenterales previas al alta ambulatoria.

     Tras 44 días con tratamiento con azitromicina 40mg/kg oral cada 24 horas, enrofloxacina 15mg/kg oral cada 12 horas y terbinafina 40mg/kg oral cada 12 horas, los valores hematológicos y la auscultación eran normales; no se realizó control radiológico. Los vómitos desaparecieron al comenzar el tratamiento. Se dio el alta y se recomendó cambiar la dieta y realizar un control radiográfico y hematológico en un mes por posible recidiva.

     Tres meses después volvió a acudir en horario de urgencias con disnea acusada y de nuevo con esfuerzo espiratorio muy marcado en el campo pulmonar derecho, sin embargo el animal estaba activo y comía con normalidad, su peso y condición corporal son normales y la dieta seguía siendo basada en semillas. Se vuelve a instaurar el tratamiento antibioterápico y se programa una laparoscopia a los pocos días.

     La laparoscopia se lleva a cabo de manera rutinaria: inducción y mantenimiento con isofluorano, analgesia con meloxicam y fluidoterapia parenteral preoperatoria.

     Durante la laparoscopia se observa aerosaculitis generalizada y sendas masas compatibles con abscesos (imagen 2), una en el saco aéreo torácico caudal izquierdo y otra en el saco aéreo abdominal. Se decide tomar muestras para análisis anatomopatológico y microbiológico tanto de los sacos aéreos como de las masas. Además se decide extirpar las masas mediante laparoscopia (imagen 3) e infiltrar la zona con amfotericina B a 1mg/kg diluída con suero salino hasta un volumen total de 2ml (imagen 4).
 
AEROSACULITIS

Imagen 3. Extirpación de los abscesos por laparoscopia.

 
AEROSACULITIS

Imagen 4. Instilación de amfotericina B en los sacos aéreos.

 

El análisis anatomopatológico demostró la presencia de aerosaculitis y confirmó la naturaleza infecciosa de las masas, se trataba de abscesos. El cultivo microbiológico reveló la presencia de cultivo puro de Burkholderia cepacea (antes Pseudomonas cepacea) y Pseudomona aeruginosa, ambas multirresistentes pero sensibles a ciprofloxacina, ceftazidima y aztreonam, aunque en el antibiograma no se evaluaron azitromicina ni amfotericina B.

Como durante la primera crisis la recuperación fue buena y los propietarios no deseaban ingresar al animal (esencial para el tratamiento con ceftazidima) se instauró un tratamiento con ciprofloxacina (20mg/kg oral cada 12 horas) y azitromicina (40mg/kg oral cada 24 horas).

 
AEROSACULITIS

Imagen 5. Radiografía de control un mes después de la laparoscopia.

 

Tras un mes de tratamiento las radiografías de control no mostraron la radiopacidad localizada de las primeras radiografías (imagen 5)  y el proteinograma se fue normalizando poco a poco durante los siguientes seis meses. El control hematológico y bioquímico realizado a los seis meses fue normal.

     Las neumonías provocadas por pseudomonas en psitácidas están bien documentadas en la bibliografía y en muchas ocasiones son difíciles de curar.5 En éste caso se describe una neumonía ocasionada por Pseudomonas multirresistentes que, tras terapia prolongada con antibióticos y antifúngicos respondió a la extirpación de abscesos presentes en los sacos aéreos e instilación con amfotercina B mediante endocirugía simple.

 

Bibliografía:

  1. Phalen DN. Avian Renal Disorders. 2000. En: Fudge AM ed. Laboratory Medicine, Avian and Exotic Pets. 1ª Ed. Phyladelphia (PA): WB Saunders Company. p. 61-68.
  2. Cray C, Rodriguez M, Zaias J. Protein electrophoresis of psittacine plasma. 2007. Vet Clin Pathol. 36(1):64-72.
  3. Gomes DM. 2009. Hemograma e indicadores de bioquimica clinica para avaliaçao da fuçao hepática de araras (Ara sp.) mantidas en sítios ecológico no estado da Bahia [tesis]. Universidade Federal Da Bahia.
  4. Ivey ES. 2000. Serologic and plasma protein electrophoretic findings in 7 psittacine birdswith aspergillosis. J Avian Med Surg. 14(2):103-6.
  5. Harcourt-Brown N, Chitty J. 2005. Manual of psittacine birds. 2ª Ed. Quedgeley (Glous): British Small Animal Veterinary Association.
  6. Fudge AM. 2000. Avian Liver and Gastrointestinal Testing. Phyladelphia (PA): WB Saunders Company. Capítulo 6. Laboratory Medicine, Avian and Exotic Pets; p. 47-55.

 

 
 
Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad