CVME - Centro Veterinario Madrid Exóticos
Biología y reproducción de las chinchillas

 

 

 

 

 

chinchilla


En la naturaleza las chinchillas viven en grupos de hasta cientos de individuos, son tranquilas, tímidas y ágiles, viven en zonas rocosas cobijándose en pequeñas cuevas u oquedades del terreno y tienen largas patas adaptadas para dar grandes saltos de una roca a otra. Durante esos saltos la cola ejerce una importante función estabilizadora y se mueve de una forma característica. Una jaula que cubra las necesidades de una chinchilla ha de tener en cuenta esto, ha de tener cierta altura y un amplio espacio.

Las chinchillas pueden acostumbrarse al ser humano si son manipuladas con frecuencia a una edad temprana, raramente muerden, pero sí dan potentes saltos cuando se ven amenazadas. Las chinchillas no emiten ningún tipo de olor salvo el derivado de la orina.

El pelo es esbelto, suave y frondoso, de hecho de cada folículo piloso pueden emerger hasta 60 pelos. En la naturaleza el color del pelaje es gris azulado con zonas blanquecino-amarillentas pero en cautividad hay muchas variedades: blanco, plata, beige y negro. Para el buen estado del pelaje son esenciales los baños de arena, de los que hablaremos más adelante. Si una chinchilla pierde el pelo en una zona éste tardará en comenzar a crecer entre 6 y 8 semanas y varios meses en igualarse al resto del pelaje.

Las chinchillas tienen cuatro dedos en cada una de sus extremidades anteriores. No tienen pelo en la parte palmar y plantar, es decir “ni en la palma de la mano ni en la planta de los pies”. La bulla timpánica de las chinchillas está muy desarrollada y se ve muy bien en las radiografías, de hecho las chinchillas han sido frecuentemente utilizadas como animales de laboratorio para el estudio del oído. El iris del ojo es muy oscuro y la pupila es vertical, ambas estructuras muestran adaptaciones a la zona en la que viven en libertad donde el sol podría hacerles daño en los ojos.
Los dientes de las chinchillas son similares en número a los de las cobayas y, como en éstas, todas las piezas crecen continuamente durante toda la vida. ¡Los incisivos crecen a razón de 5 a 7.5cm al año! De ahí que sea tan importante una dieta adecuada para que se desgasten de forma correcta.
Las chinchillas tienen un tubo digestivo largo, puede llegar a los 3.5 metros y ocupa gran parte del abdomen ya que para que la chinchilla pueda digerir la materia vegetal de la que se alimenta es necesario un gran sistema digestivo. El ciego es grande y curvado y el colon tiene saculaciones, unas estructuras que dan a las heces de las chinchillas su forma característica de “grano de arroz”.
Las chinchillas excretan dos tipos de heces, unas ricas en productos nitrogenados que son ingeridas directamente del ano (a eso se le llama coprofagía) y otras pobres en productos nitrogenados que son las heces que vemos normalmente.

El 70% de la ingesta diaria de alimentos es durante la noche y por lo tanto la mayor parte de las heces las encontraremos de noche. El tiempo total que tarda el alimento en recorrer todo el tubo digestivo es de entre 12 y 15 horas.

 

Datos de interés:

Peso

Machos: 400-500g

Hembras: 400-600g

Vida media

10 años en buenas condiciones

 

Madurez Sexual

8 meses

 

Época de reproducción

Noviembre a Mayo

 

Duración del celo

30-50 días

 

Gestación

105-118 días

 

Tamaño de la camada

1-6 (normalmente 2)

 

Peso al nacimiento

30-50g

 

 
 


Reproducción

Las chinchillas hembra tienen dos cuernos uterinos, dos cuellos uterinos y una sola vagina, es decir, dos úteros con una sola vagina. La vagina únicamente permanece abierta inmediatamente tras el parto y de 2 a 5 días durante el celo. Tienen 3 pares de mamas, uno en la zona inguinal y dos en la torácica.
Los machos no tienen un escroto verdadero sino que los testículos se deslizan a través del llamado canal inguinal desde el interior del abdomen hacia los llamados sacos postanales, que rodean completamente el ano. El pene está bajo el ano y puede ser manualmente visualizado fácilmente.
La distancia ano-genital es el criterio más fiable para saber el sexo de una chinchilla, sobre todo si es muy joven. Esto es debido a que las hembras poseen una gran papila urinaria, también llamada clítoris o cono uretral, que puede confundirse fácilmente con un pene. En el caso de los machos la distancia anogenital es de 1-1.5cm (distancia entre el pene y el ano) mientras que en las hembras esa distancia es mucho menor.  
Las chinchillas son poliéstricas estacionales, es decir, únicamente entran en celo en determinada época del año. En el hemisferio norte éste periodo va de Mayo a Noviembre, intervalo en el que pueden tener dos camadas. El celo dura entre 30 y 50 días, hay un periodo fértil inmediatamente tras el parto y, si no hay cubrición en ese momento, a los 40 días del parto. Para saber si una chinchilla está en celo hemos de fijarnos en la vulva, que durante el celo está más abierta, pero no aumentada de tamaño, y presenta moco en su interior, y en el color de la zona próxima a la vulva, más rosado o rojizo. La edad media en la que los machos son sexualmente maduros es de al menos 8 meses, mientras que en el caso de las hembras es de 8 meses y medio.
Las chinchillas pueden alojarse en parejas o en grupos de 2 a 6 hembras y un macho, éstos últimos utilizados por criadores. En los grupos de varias hembras y un macho se permite la entrada del macho al cubículo de cada hembra, que están separadas unas de otras, excepto durante el parto y la lactación, ya que puede haber problemas de agresividad hacia las crías o abandono de las mismas. En el caso del alojamiento en parejas, el más frecuente entre los aficionados, el macho vive en la misma jaula con la hembra incluso en el parto y durante la lactación pero si se observan conductas agresivas hacia la hembra o las crías hemos de separar al macho. En muchas ocasiones  24 horas tras la cópula encontraremos el llamado tapón copulatorio, se trata de una estructura con consistencia parecida a la de la cera y que se desprende de la vagina de la hembra permitiendo la cópula; de modo que si vemos ese tapón podemos estar seguros de que ha habido cópula.

La gestación dura 111 días como media y en cada camada, en el caso de las chinchillas domésticas, suelen nacer 2 crías aunque pueden ser hasta 6 y suele haber por lo general más machos que hembras. Las estirpes usadas en peletería y con fines laboratoriales suelen parir más crías y haber mayor número de hembras. Aunque las chinchillas no construyen nidos en ocasiones podemos aportarles uno y lo aceptan de buen grado, en ese caso podremos aplicar una fuente de calor segura al nido para evitar hipotermia en las crías, sobre todo en los primeros días tras el nacimiento. Las chinchillas, al igual que las cobayas, son placentofágicas, es decir, comen la placenta tras el parto. Si observamos  las “manos” y el morro de la chinchilla manchados de sangre tras el parto esto quiere decir que da finalizado completamente.
Las crías son precoces: pesan de 30 a 50 gramos al nacimiento, están totalmente cubiertas de pelo, poseen dientes y tienen los ojos abiertos, son capaces de andar una hora después de haber nacido.
Las chinchillas maman de la madre estando ésta incorporada, es decir, no se tumba para que las crías mamen. En caso de ser necesaria lactancia artificial (p.ej. por abandono o muerte de la madre) es necesario alimentar a las chinchillas con leche artificial (marca KMR-Pet Arg) cada 3 ó 4 horas (por las noches sólo 1 ó 2 veces) durante 4 días. A partir de los cuatro días podemos dejar de alimentar por las noches e ir espaciando las tomas durante el día. Las chinchillas comienzan a alimentarse con comida sólida a partir de la primera semana de vida y el destete completo es a las 6 u 8 semanas. Es necesario que las crías tengan comida suficiente en un espacio lo suficientemente amplio como para que puedan comer todas a la vez, de otra forma puede haber peleas entre las crías.

Bibliografía

Ferrets Rabbits and Rodents. K.E. Quesenberry & J.W. Carpenter. Elsevier 2004.

 
   

 

Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad