El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cuidado de las cobayas

 

 

 

 

 

Las cobayas no requieren cuidados muy costosos pero sí ejercicio diario controlado fuera de la jaula o en el exterior, alimentación adecuada, dosis de vitamina C diaria y ambiente fresco en verano.
En general son animales que pueden ponerse muy nerviosos con facilidad y por eso conviene un ambiente tranquilo lejos de otras mascotas ruidosas, niños pequeños, etc.

Si tiene otra cobaya es mejor que se conozcan poco a poco y en un ambiente que ninguno de los dos animales conozca previamente. No es recomendable introducir cobayas “baby” en la jaula de una adulta, pueden estar en la misma casa pero en jaulas separadas.

               

       cobaya

Alimentación (la vitamina-C diaria es una parte esencial de la dieta)

Es necesaria una dosis aproximada de 20 ó 30mg/kg de vitamina C diaria. La mejor y más segura forma de suministrarla es en la boca (no en el agua de bebida ni en la comida) mediante compuestos comerciales que se venden en las farmacias (Redoxón gotas) aunque si la cobaya acepta pueden ofrecerse alimentos ricos en vitamina C como cítricos, brócoli o pimientos.  La vitamina C es muy importante para el buen funcionamiento del sistema inmune y el buen estado del tejido conectivo. Los productos comerciales como el Redoxón pierden efectividad a los 30 días de abrir el envase.
Las cobayas tienen un sistema digestivo muy complejo comparado con el nuestro. Su sistema digestivo se parece mucho al de los caballos y en consecuencia su alimentación requiere alimentos muy diferentes a los que nosotros solemos consumir, por ejemplo heno, alfalfa, etc.
Se comercializan muchas clases de PIENSOS para cobayas pero éstos NO SON NECESARIOS para una alimentación correcta. De hecho, en muchas ocasiones, un consumo excesivo de pienso durante largos periodos de tiempo puede ocasionar problemas que comprometan seriamente la salud del animal, por ejemplo: problemas dentales, obesidad, pododermatitis, diabetes, hipomotilidad gastrointestinal…

La ALIMENTACIÓN de la cobaya ha de estar BASADA EN EL HENO Y
EN VEGETALES CON ALTO CONTENIDO EN FIBRA, además de la vitamina C.

 

HENO

VEGETALES FIBROSOS

Hay henos de muchas calidades y procedentes de muchas plantas diferentes. Lo mejor es elegir un heno lo más fresco posible, es decir, con un color verdoso y olor agradable “a hierba”. Descartaremos los henos amarillentos, con olor a paja u olor desagradable.
Las hierbas más equilibradas son la hierba timotea, la hierba orchard, avena y alfalfa.
Conviene combinar varios tipos de hierba en el heno, siendo éste lo más fresco posible.
La cantidad de heno no es concreta, más bien siempre ha de haber heno fresco disponible, es decir, que nunca se acabe.

Alfalfa fresca, césped, hojas de frutales, hojas de zanahoria, hojas de morera, canónigos, berros, rúcola, endivia, perejil, espinacas, brócoli, hojas de coliflor, apio, escarola, berza, etc.
Los vegetales fibrosos no deben estar disponibles siempre, de ese modo la cobaya tendrá que consumir heno todos los días.
La lechuga no es conveniente en la alimentación de la cobaya.

 

Los piensos comerciales, sobre todo los que tienen semillas como pipas o maíz, no son recomendables en grandes cantidades (nunca más de una cucharadita al día). Podemos utilizar el pienso como premio para ayudarnos en la educación de la cobaya.
La fruta, el pan, las zanahorias, pepino, tomate, pimiento y otras hortalizas deben ser sólo ocasionales y en pequeñas cantidades. De la misma forma que los piensos podemos utilizar éstos alimentos como premio para ayudarnos en la educación de la cobaya.
El agua ha de estar siempre disponible, sobre todo en verano. Si la cobaya come mucho alimento fresco beberá menos agua.

Jaula

El tamaño de la jaula depende del tiempo que pueda pasar fuera de ella pero cuanto más grande sea mejor.
El fondo de la jaula ha de ser cubierto con un material acolchado. Por ejemplo una buena opción son las virutas de serrín prensadas o la corteza de maíz y sobre este lecho depositar una buena cantidad de heno. Es conveniente contar con un bebedero de botella que se adapte fuera de la jaula. Hemos de comprobar cada cierto tiempo que el bebedero funcione correctamente.

Una cobaya ha de pasar al menos 4 horas al día fuera de la jaula haciendo ejercicio y, si es posible, en el exterior. El ejercicio y la luz del sol directa, es decir, sin pasar a través de un cristal, son muy importantes para su salud. Conviene que dispongamos de alguna zona no resbaladiza para que haga ejercicio, sobre todo si es muy joven.
Las altas temperaturas que pueden alcanzarse en una casa en verano pueden ser mortales, es lo que denominamos “golpe de calor”, concretamente por encima de 28ºC y especialmente si hay elevada humedad. Emplazaremos la jaula en una zona fresca. El aire acondicionado nos será de gran ayuda en días calurosos.

Vacunaciones y desparasitaciones

                No son necesarias vacunaciones pero sí es recomendable acudir al veterinario al menos una vez al año y, si es necesario, desparasitar.

Reproducción y esterilización

                Las cobayas nacen muy desarrolladas, cubiertas de pelo y totalmente activas. Aunque maman durante 2 ó 3 semanas son capaces de comenzar a comer por sí mismas a los pocos días de nacer. Las hembras son sexualmente maduras a los 2 meses y los machos a los 3.
Las hembras pueden quedarse preñadas justo tras el parto, por eso es importante controlar al macho en esos momentos.
En hembras es necesario si hay algún macho no esterilizado viviendo con ella y no ha parido en los primeros 5 meses de vida porque si se queda preñada no podrá tener la camada sin cesárea; ya que si no ha parido a los 5 meses los huesos de la pelvis se fusionan y ya no pueden tener un parto natural.   
En machos es recomendable si hay varios viviendo juntos.

Problemas de salud más frecuentes

Deficiencia en vitamina C: está relacionada con muchas enfermedades porque la vitamina C es esencial para el sistema inmune, el buen estado del colágeno, etc.
Enfermedad respiratoria: puede derivar en neumonía y es muy peligrosa. Si nota que su cobaya estornuda, tose o tiene mucosidad al respirar no espere y acuda al veterinario.
Ácaros: provocan picor en la piel, la cobaya suele rascarse y provocarse heridas. Es importante acudir al veterinario para que aplique un antiparasitario.
Heridas, abscesos, fracturas: puede ser necesario un tratamiento antibiótico y es posible que sean necesarios curas o vendajes.

 

Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad