CVME - Centro Veterinario Madrid Exóticos
Cuidados de los canarios

 

 

 

Mustela putorius furo  

 

 
Alimentación

Los hurones son animales carnívoros, pero una alimentación casera a base de carne magra carecería del calcio, vitaminas y aminoácidos necesarios para el buen funcionamiento de su organismo, así es que, la mejor forma de proporcionarle una alimentación equilibrada a nuestro hurón es basar su dieta en piensos específicos para hurones de buena marca (Marshall, Totally Ferret) o pienso de gatito en crecimiento (de dos a doce meses de edad) de gama alta (Hill´s, Advance, Royal Canin).

Es conveniente evitar las frutas y verduras en su dieta porque, aunque suelen gustarles mucho este tipo de alimentos, no los digieren bien y pueden ser perjudiciales para su salud.

Los premios pueden ser una gran ayuda para su aprendizaje y educación, pero nunca debemos excedernos con éstos. Golosinas para hurones o pequeñas cantidades de malta para gatos pueden ser empleadas con este fin.

No debemos racionar la comida del hurón, deben disponer de agua limpia y  alimento en todo momento.


Alojamiento

El hurón debe disponer de una jaula del mayor tamaño posible, con altura y diferentes niveles o “plantas”. Son animales muy curiosos y activos que necesitan un particular enriquecimiento de su jaula que podemos conseguir facilitándoles tubos, hamacas, rampas y artículos con los que no puedan herirse ni quedar atrapados en ellos y que no puedan ingerir ni completos ni trozos del material que los compone.

También es conveniente utilizar como sustrato para la jaula un material absorbente que facilite la limpieza y que evite el contacto del hurón con la humedad de las orina, las deyecciones y el agua que pueda derramarse sobre el suelo de la jaula. Los materiales más convenientes son el papel, (papel de periódico, papel continuo o prensado) o las camas higiénicas de maíz o serrín prensado. En cualquier caso, NUNCA DEBE EMPLEARSE ARENA PARA GATOS como sustrato.
Los hurones suelen tener predilección por determinadas zonas de la jaula para orinar y defecar, por ello no es difícil acostumbrarles a hacerlo en un esquinero.


Comportamiento

Desde que son cachorros, los hurones mantienen una relación de grupo con sus hermanos e intentan establecer cierta jerarquía mediante juegos que se hacen cada vez más violentos a medida que avanza su edad. Estos animales, pese a su pequeño tamaño, poseen una gran fuerza en su mandíbula por lo que es necesario educarles desde pequeños para que este hábito de morder se pierda.

Los hurones son animales activos que necesitan poder jugar y salir fuera de la jaula, pero también son animales curiosos con tendencia a morder e ingerir cualquier cosa que les llame la atención. Esto entraña un particular peligro teniendo en cuenta que la ingestión de cualquier material puede provocarles problemas serios.


Vacunaciones, Microchip y Chequeos

Los hurones son especialmente sensibles al virus del moquillo. Pueden contagiarse mediante contacto directo o indirecto con perros adultos y cachorros. El moquillo es una enfermedad letal y que carece de tratamiento para los hurones, por ello, es necesario evitar el contagio de esta enfermedad vacunando del moquillo una vez al año a nuestro hurón. El primer año hay que poner 2 dosis con un intervalo de 15 días.

Pese a que no existe la obligación legal en España, los hurones son también susceptibles al virus de la rabia y pueden ser vacunados de forma anual e identificados con microchip subcutáneo para facilitar su localización en caso de extravío.

Recomendamos un chequeo completo anual a partir de los 3 años de edad.


Esterilización

HEMBRA

La esterilización es obligatoria por su condición de poliéstricas continuas de ovulación inducida. Esto quiere decir que las huronas, una vez que entran en celo, permanecen secretando estrógenos hasta que copulan. Por ello, si no se las cruza a cada celo, (lo cual supondría una media de dos camadas por año) los estrógenos se acumulan en sangre produciendo un efecto tóxico grave. La esterilización también suprime la mayor parte del olor.

MACHO

En el caso del macho, la castración no es un requisito para preservar la vida del animal, pero sí puede contribuir a facilitar la convivencia con el hurón en el hogar ya que, parte del olor corporal que estos animales desprenden puede redimir con la esterilización. Este hecho, aunque en ellas es menos relevante, también es aplicable a las hembras.


Nota sobre el olor corporal de los Hurones

El olor corporal de los hurones tiene tres componentes:

  • Componente sexual: puede paliarse con la castración.
  • Glándulas perianales: éstas sólo huelen en caso de que el hurón las libere como mecanismo de defensa. Si el hurón tiende a liberar el contenido de sus glándulas perianales con frecuencia, pueden extirparse quirúrgicamente.
  • Olor de la piel: este olor es propio del hurón. Bañarles con excesiva frecuencia, no sólo no hace cesar este olor, sino que, además puede provocar irritación en la piel de los hurones.

 

 

 

 

Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad