CVME - Centro Veterinario Madrid Exóticos
Cuidado de las tortugas

 

 

 

 

 


Instalación y luz
           
Si la tortuga vive en el interior de la casa es necesario que tenga un terrario lo suficientemente grande (depende de la especie) donde se puedan proporcionar unas temperaturas máxima y mínima controladas, tanto de día como de noche. También es necesario suministrar una fuente de luz ultravioleta tipo B (UVB) especial para reptiles que esté encendida al menos 10 horas al día, salvo en las semanas previas a la hibernación. La luz ultravioleta hay que cambiarla cada 8-10 meses aunque veamos que sigue luciendo. Una de las mejores lámparas que se comercializan en el mercado es la Repti Sun de la marca ZooMed.
El sustrato puede ser de mezcla de tierra de jardinería y arena.
Es conveniente colocar algún “escondite” en el terrario.
La inversión económica necesaria para proporcionar un terrario correcto a la tortuga es considerable pero imprescindible para que la salud del animal sea óptima.

En la Comunidad de Madrid el clima no es el más adecuado para que la tortuga viva en el exterior todo el año, sin embargo en primavera y verano es conveniente que la tortuga se exponga a la luz directa del sol siempre que sea posible. Si la temperatura es demasiado alta en el exterior hay que colocar escondites o vegetación para que la tortuga pueda termorregularse.
Si queremos que la tortuga esté en el exterior es necesario fabricar una instalación, es peligroso dejar a la tortuga suelta por el jardín. Habrá que poner suplemento de calor en los meses más fríos.
Hay que tener cuidado con los accidentes como por ejemplo: ataques de perros, escapes… Es importante revisar al animal todos los días.

Temperatura

Durante el día no debe ser inferior a 25ºC en el punto más frío del terrario y debe alcanzar los 35-40ºC en el punto más caliente que además debe ser también el punto más iluminado; por eso las mejores lámparas emiten luz UVB y calor al mismo tiempo. Las tortugas son animales “diseñados” para captar el calor desde arriba y asocian el calor con la luz, lógicamente. Las mantas térmicas y las bombillas de cerámica o infrarrojos pueden sernos útiles para mantener una temperatura adecuada por la noche, que debe ser de unos 23-25ºC.
La temperatura es esencial para que la tortuga digiera correctamente los alimentos y para que su sistema inmune esté en perfectas condiciones. Las tortugas que viven a temperaturas inferiores a la adecuada para su especie son mucho más propensas a infecciones. En realidad, al ser animales “de sangre fría” el funcionamiento de todos sus órganos depende mucho de la temperatura.

Alimentación

La base de la alimentación (85%) deben ser hojas como por ejemplo: rúcola, canónigos, berros, escarola, berzas, espinacas, endivias, hojas de coliflor, hojas de zanahoria… Si es posible podemos darle hojas de rosal, hojas de morera, hojas de parra, hojas de frutales, hojas de tomateras, césped, diente de león… Se las daremos después de lavarlas con agua, crudas y, sobre todo si la tortuga es pequeña o está enferma, troceadas.
El resto de la alimentación (15%) deben ser hortalizas y legumbres como tomate, zanahoria, remolacha, pepino, guisantes, legumbres cocidas sin sal, brotes de legumbres…
La fruta debe ser ofrecida sólo 2 veces a la semana y en pequeña cantidad.
La alimentación debe suplementarse con calcio en días alternos y con un multivitamínico una vez a la semana.
La comida debe colocarse en la zona más fresca del terrario para que no se seque rápidamente.

Agua

Debe haber agua limpia (cambiar a diario) disponible siempre en un recipiente lo suficientemente grande para que la tortuga pueda meterse completamente, y con un nivel de agua que solo le cubra las patas (1 ó 2 dedos) y que esté tibia; es la forma que tienen de hidratarse, y además suelen defecar y orinar en ese momento. Si la tortuga no se baña por sí misma hay que meterla en ese agua tibia 20 minutos todos los días. 

Grupos de tortugas

Es mejor mantener a las hembras separadas de los machos y a los machos solos, o al menos tener una instalación muy espaciosa y colocar barreras visuales y varios escondites, de lo contrario los machos “acosarán” a las hembras constantemente pudiendo llegar incluso a enfermar.

Hibernación

Siempre que sea posible consideramos que la hibernación es conveniente para la salud del animal. Hay varios autores que sostienen que la falta de hibernación promueve un crecimiento excesivamente rápido del animal, porque si no hiberna come durante todo el año, y esto puede acarrear problemas para su salud. Además, en caso de que el propietario quiera que sus tortugas críen es casi obligatorio que hibernen, porque la actividad sexual primaveral está muy relacionada con el hecho de haber o no hibernado.
Para que la hibernación se lleve a cabo correctamente consulta al veterinario.

Salud

Pesar y medir a la tortuga. Medir el largo y ancho del caparazón y pesar semanalmente a la tortuga puede ofrecernos valiosa información: no crece, adelgaza, últimamente crece más deprisa… 

Chequeos y desparasitación: es recomendable antes y después de la hibernación. Consiste en una exploración física del animal, análisis coprológico y desparasitación.

¿Cómo saber si mi tortuga está enferma? Podemos observar falta de apetito, pérdida de peso, letargia, ojos cerrados o hundidos, mocos en la nariz “hace pompitas”, etc. Si observa alguno de éstos síntomas o algo que le resulte inusual en su animal acuda al veterinario.

Problemas de salud frecuentes:

    • Enfermedad ósea metabólica: es una enfermedad muy complicada y grave para explicarla brevemente pero básicamente se debe a un desequilibrio en vitamina D3 y/o calcio, los huesos son más frágiles y pueden fracturarse, el caparazón está blando, acúmulo de gas en el tubo digestivo, estreñimiento y pueden ocurrir otras enfermedades asociadas al estado de debilidad. Es muy importante acudir al veterinario y seguir sus instrucciones.
    • Neumonía: las tortugas tienen un sistema respiratorio que las hace muy propensas a padecer neumonías. Hay que hacer radiografías para confirmar el diagnóstico y en ocasiones la tortuga tiene que permanecer ingresada varias semanas.
    • Parásitos: cualquier situación de debilidad o una carga parasitaria alta pueden desencadenar un crecimiento masivo de parásitos en el intestino de la tortuga.
    • Traumatismos: mordeduras de perro, atropellos… Es necesario acudir rápidamente al veterinario y evaluar al animal.
    • Distocias: es la imposibilidad para poner los huevos correctamente y está muy relacionada con problemas nutricionales y del entorno (falta de suelo para enterrar los huevos). Es necesario hacer radiografías para saber si los huevos tienen un tamaño normal y pueden pasar por la pelvis y para saber cuántos hay y de esa manera saber si los ha puesto todos. Se utilizan medicamentos que estimulan la puesta de huevos.
 

 

 

Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad