CVME - Centro Veterinario Madrid Exóticos
Info sobre animales exóticos

 

 

 

 

Foleyella furcata  EN CAMALEONES PANTERA (Furcifer pardalis)

 

Foto 1. Extracción de filaria subcutánea.

 

Foto 2. Extracción de filaria subcutánea.

 

Dos machos y dos hembras de Camaleón pantera (Furcifer pardalis) de edades indeterminadas fueron llevados a la consulta con motivo de aparición de marcas y relieves subcutáneos, “como si tuvieran gusanos bajo la piel”, según los propietarios. Los camaleones acudieron a la consulta por el mismo motivo pero pertenecían a diferentes propietarios, aunque probablemente todos pertenecían a la misma partida de importación de Madagascar.

 

Foto 3. Extracción de sangre de la vena yugular para evaluar microfilariemia. La misma ruta se empleó para administrar alfaxalona.

 

En todos los casos los camaleones no tenían signos clínicos evidentes de enfermedad y de hecho todas las hembras habían criado de manera exitosa anteriormente y anteriormente a la puesta ya podían verse las filarias subcutáneas. Aparentemente durante la importación no se observaron éstas alteraciones, pero semanas o meses después las filarias fueron evidentes a simple vista.

A todos los camaleones se les premedicó con meloxicam a 0.2mg/kg intramuscular y se les anestesió con el mismo protocolo; alfaxalona 10mg/kg intravenosa en la vena  yugular (Foto 3). Durante la anestesia se extrajo una pequeña cantidad de sangre para realizar un frotis sanguíneo y evaluar la presencia de microfilariemia (Foto 5). Durante la anestesia todos los camaleones respiraron por sí mismos y fueron mantenidos con 2L/min de oxígeno mediante mascarilla. En todos los casos el procedimiento no duró más de 10 minutos.

El campo quirúrgico se preparó de manera rutinaria con clorhexidina y un paño de campo estéril.  El procedimiento quirúrgico consistió en extraer todas las filarias “visibles” mediante un pequeño corte en la piel realizado de manera estratégica de manera que accediendo desde uno o dos cortes en cada lado del animal se pudieran extraer todas las filarias visibles con unas pinzas quirúrgicas (Fotos 1, 2 y 8).

 

Foto 4. Filaria en localización subcutánea entre dos costillas localizada por laparoscopia.

Foto 5. Trayectos subcutáneos  de filarias. Se observa un pulmón y un huevo.

   

Durante la misma anestesia, en el caso de una de las hembras se practicó una laparoscopia por el flanco izquierdo (Foto 4) para comprobar si existían filarias en la cavidad celómica. La laparoscopia reveló la presencia de 3 filarias más, pero en localización subcutánea. Además se observan trayectos realizados por las filarias en el celoma y tejido subcutáneo (Fotos 5 y 6).

 

SEXO

FILARIAS EXTRAÍDAS

¿MICROFILARIEMIA?

Macho

13

Si

Macho

5

Si

Hembra

18

Si

Hembra

11

No

Tabla 1

 

Foto 6. Huevos intracelómicos y trayecto de filarias en el celoma.

 

En todos los casos se instauró un tratamiento suave con fenbendazol a 10mg/kg oral cada 24 horas durante 5 días. El tratamiento con ivermectina parenteral a 0,2mg/kg, y posiblemente con selamectina tópica, resulta arriesgado2,3. A pesar de que la ivermectina parenteral a 0,01mg/kg mensual pareció ser bien tolerada en un caso1, en nuestro caso se decidió utilizar fenbendazol oral, pero a una dosis más baja que la descrita en bibliografía (50mg/kg oral cada 24 horas durante 3 días)4. La ivermectina oral a 0,2mg/kg en régimen de tres dosis con un intervalo de 2 semanas entre ellas, también parece ser mejor tolerada4, se cree que por producir un descenso más paulatino de la microfilariemia y por lo tanto menores reacciones adversas debidas a la muerte de muchas microfilarias de manera repentina.   

            Las dos hembras estaban grávidas durante el procedimiento (Foto 6). En ambos casos las puestas ocurrieron sin complicaciones.

            Se observaron frotis sanguíneos de todos los ejemplares con los resultados presentados en la Tabla 1. El aspecto de las microfilarias (Foto 7) en el frotis es característico5.

Hasta la fecha los propietarios no han observado la presencia de filarias subcutáneas en esos ejemplares.

            Algunos parásitos fueron enviados a Alemania en etanol 70% a un parasitólogo experto en reptiles. La identificación de los parásitos fue la que sospechábamos, Foleyella furcata, una especie de filaria frecuente en camaleones importados de Madagascar, especialmente en Furcifer pardalis1.

            La presencia de microfilariemia depende de varios factores en otras especies, pero en Foleyella furcata no se conocen éstos datos. La presencia de adultos de un solo sexo en un animal, la hora del día a la que se extrae la muestra de sangre, presencia de filarias prematuras aún infértiles, y terapias previas con antibióticos y/o antiparasitarios son todos factores que pueden explicar la presencia o no de microfilariemia en otras especies.

 

Foto 7. Microfilaria en un frotis sanguíneo de una hembra de Furcifer pardalis.

 

Foto 8. Dieciocho filarias extraídas de una hembra de Furcifer pardalis.

 

Bibliografía:

  1. Bielli M. Preliminary notes on ivermectin to control Foleyella furcata microfilariemia in panther chameleon, Furcifer pardalis. J Herp Med Surg 2007;17(3):104-6.
  2. Széll Z, Sréter T, Varga I. Ivermectin toxicosis in a chameleon (Chamaeleo senegalensis) infected with Foleyella furcata. J Zoo Wildl Med 2001;32(1):115-7.
  3. Pellet S, Cope I, Fiddes M. Case Study: Foleyella furcata from a wild-caugth Graceful Chameleon. Companion Animal 2014;19(4):218-21.
  4. Junius-Bourdain F. Caméléons: biologie, élevage et principales afections. These École Nationale Vétérinaire D´Alfort 2006. Online.
  5. Irizarri-Rovira AR, Wolf A, Bolek M, Christian JA, DeNicola DB. Blood smear from a wild-caught panther chameleon (Furcifer pardalis). Vet Clin Path 2002;31(3):129-32.
 
 
Madrid Exoticos Aviso Legal - Politica de Privacidad