COVID-19 en mascotas

Noticias de alcance

Actualizado a 16 de abril de 2020.

¿Los animales pueden enfermar de COVID-19? ¿Pueden transmitir el COVID-19 a personas? ¿El COVID-19 proviene de los animales? ¿Qué medidas de precaución debemos tener con animales que conviven con personas infectadas?

Calma. Responderemos estas preguntas una por una, e iremos actualizando la información según la vayamos conociendo.

  1. ¿Los animales pueden enfermar de COVID-19?
  2. ¿Los animales pueden transmitir el COVID-19 a las personas?
  3. ¿El COVID-19 proviene de los animales?
  4. ¿Qué medidas de precaución debemos tener con animales que conviven con personas infectadas?

¿Los animales pueden enfermar de COVID-19?

, se han dado varios casos de perros, gatos y grandes felinos de zoo en China, Bélgica y EEUU. Probablemente estos animales fueron contagiados por personas que tenían COVID-19. Los perros no mostraron síntomas. Los gatos y grandes felinos mostraron enfermedad leve con síntomas respiratorios y/o digestivos. Algunos ya han dado resultados negativos en test posteriores.

Tigresa Nadia infectada por COVID-19
La tigresa Nadia ya es más famosa que Bono.

Los hurones también parecen ser sensibles al virus, provocando enfermedad leve. En esta especie solo se ha demostrado la infección y contagio por COVID-19 de forma experimental en laboratorio. Todavía no se ha demostrado la infección en ningún hurón doméstico, así que no sabemos si personas pueden contagiar de COVID-19 a hurones en casa.

Por último, decir que se ha conseguido infectar a hámsters sirios, ratones y macacos en laboratorio, provocando también enfermedad leve. Desconocemos si los ratones y hámsters domésticos pueden infectarse por COVID-19 fuera del laboratorio.

¿Los animales pueden transmitir el COVID-19 a personas?

Actualmente no hay ninguna evidencia científica de que los animales domésticos puedan cotagiar el COVID-19 a personas.

¿Por qué los animales domésticos infectados por humanos aparentemente no pueden contagiar a otros humanos? Actualmente no se sabe la respuesta, pero este hecho no sería extraño para veterinarios, médicos y otros científicos conocedores de las enfermedades víricas.

Como otros virus, el SARS-CoV-2 (el coronavirus causante del COVID-19), necesita introducirse en las células para poder reproducirse. Esas células infectadas se rompen por la cantidad de virus en su interior; la muerte celular, y otros procesos más complejos, son los causantes de la enfermedad. Los nuevos virus pueden infectar a otras células o salir del cuerpo en estornudos, heces, etc. Pero para que el virus entre en la célula es necesario que se reconozcan de alguna manera. Si no, no es posible la infección, y si ese reconocimiento solo ocurre a medias no se produce una infección eficaz.

Es posible que el SARS-CoV-2 no reconozca igual las células diana de los animales domésticos que las de los humanos y que ese sea uno de los motivos por los que el virus no provoque enfermedad grave en animales y no se transmita de animales domésticos a humanos.

Imagen del virus SARS-CoV-2
Saluden al SARS-CoV-2.

¿El COVID-19 proviene de los animales?

Actualmente hay sospechas fundadas de que el SARS-CoV-2 tuvo su origen en los murciélagos. Es muy posible que no se transmitiera directamente a humanos desde estos animales, sino que otra u otras especies sirvieran como hospedador intermediario del virus: en la época que comenzó el brote en un mercado de animales vivos de Wuhan (China), los murciélagos estaban hibernando.

Murciélagos en un mercado de Tomohon, Indonesia.
Murciélagos en un mercado de Tomohon, Indonesia, en 2019.

Se barajan varios posibles candidatos para ese hospedador intermediario: tortugas, serpientes y varias especies de mamíferos. Recientemente se ha descubierto que es probable que los pangolines malayos (Manis javanica) sean uno de esos hospedadores. Se sabe que hubo pangolines malayos en el mercado de Wuhan cuando ocurrió el brote: su carne se consume en esta región como alimento y sus escamas son empleadas en la medicina tradicional china. Se aisló en estos animales un coronavirus con más de un 90% de similitud con el causante del COVID-19.

Pangolin
Incautación de pangolines en Medan, Indonesia, en 2017.

Esta teoría se ve apoyada porque pudo ocurrir algo similar en dos brotes de coronavirus anteriores:

  • En 2002 el SARS-CoV-1 causó una enfermedad parecida (el Síndrome Respiratorio Agudo Grave o SARS) en personas de 29 países. El primer brote se originó en China. El virus parece provenir también de los murciélagos, pero en este caso el hospedador intermediario fue la civeta de las palmeras (Paradoxurus hermaphroditus), una especie arborícola asiática con el rostro parecido al del mapache. En china se comercia con estos animales y se consumen, por ejemplo, como alimento.
  • En 2012 otro coronavirus (MERS-CoV) causó otra enfermedad similar en personas (el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio o MERS). El primer brote tuvo origen en la península Arábiga, y se extendió a 27 paises de todo el mundo. De nuevo los murciélagos parecen ser el origen del virus, y los camellos serían el hospedador intermediario. Los probables orígenes de la epidemia son el consumo de leche y la carne de camello poco cocinados.

Los coronavirus causantes de los brotes de 2002 y 2012 no son los mismos que el del COVID-19, pero son parecidos. En ambos casos los animales domésticos, a excepción de los camellos, no parecieron infectarse significativamente. Tampoco se ha demostrado que pudieran infectar a humanos.

¿Qué medidas de precaución debemos tener con animales que conviven con personas infectadas?

Organismos nacionales e internacionales recomiendan tomar medidas en hogares donde los animales conviven con personas infectadas por COVID-19. En todo momento hablamos de animales que conviven con personas infectadas, pues el riesgo para la salud se limita, generalmente, a que podría haber partículas víricas en el pelo de esos animales y en sus utensilios.

  • Se debe aislar a los animales de personas infectadas y extremar las medidas higiénicas en esos casos.
  • Si se dejan los animales al cargo de otras personas, deben comprarse utensilios nuevos para que esa otra persona los use o, si no es posible, desinfectar los habituales.
  • Lavarse las manos antes y después de tocar al animal.
  • Si esos animales no pueden ser cuidados por otras personas, debe emplearse mascarilla y lavarse las manos antes y después de tocar al animal.

Actualización a 01-07-2020:

  • La transmisión de animales a personas del virus causante del COVID-19 de animales a personas sigue considerándose casi imposible.
  • Se ha demostrado la transmisión del virus del COVID-19 de animales a personas pero sólo en dos casos: visones de granjas holandesas que transmitieron la enfermedad a cuidadores de las instalaciones.
  • Un estudio no publicado de la Universidad Erasmus de Rotterdam demostró que los conejos pueden infectarse experimentalmente con el virus cuasante del COVID-19, pero no se ha publicado más información al respecto. Es muy poco probable que los conejos puedan transmitir la enfermedad a humanos, como ocurre con el resto de animales domésticos.

COVID-19 en animales mascota.

Leave A Reply

Your email address will not be published.